¡He aquí la prueba de que nunca se es demasiado mayor para ir en coche de pedales!